martes, 28 de agosto de 2012

"El mundo se divide en indignos e indignados"

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos del nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, 
sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano. El libro de los abrazos.

sábado, 11 de agosto de 2012

"In hoc signo vinces"

La bandera más antigua de las que hoy se hacen servir es la de Dinamarca, denominada Dannebrog ("estandarte danés"). Según la tradición, la bandera bajó del cielo durante la Batalla de Lyndanisse, el 15 de junio de 1219, cuando el rey Valdemar dirigía las tropas en una batalla contra los paganos de Livonia. Probablemente, esta leyenda surgió alrededor del año 1500 a partir del episodio en que el rey Hans perdió la bandera en una batalla en el norte de Alemania. Seguramente la pérdida de esta bandera dió lugar a este relato mítico en que Dannebrog se recuperaría al caer del cielo.

En una canción de 1500 también se vincula a la bandera en forma de cruz con el sueño sobre la cruz que tuvo Constantino el año 312, antes de la Batalla del Puente Milvio por la que se convirtió en el único emperador romano y, que según cuenta la tradición, se convirtió al cristianismo. Esta visión de la cruz con las que se relacionan las palabras "in hoc signo vinces" (bajo este signo vencerás), signo que se vincula con los milagros en los que supuestamente aparece una cruz en el cielo, que, especialmente en la Península Ibérica, estuvieron vinculados con batallas mantenidas entre cristianos e infieles.
Batalla de Lyndanisse

fuente: vilaweb y wikipedia

sábado, 4 de agosto de 2012

Vale más que mil palabras (LVIII)

La tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia. 
La inteligencia tiene sus límites, la tontería no.

Claude Chabrol 1930 -2010
(director de cine francés)