viernes, 23 de marzo de 2012

La desobediencia

La desobediencia es un acto tan difícil de llevar a cabo que la historia no ha cesado de ensalzar a los individuos célebres o anónimos que osaron asumirla. Los que han sabido levantarse contra los regímenes totalitarios o las políticas segregacionistas se han convertido en héroes del mundo moderno. La desobediencia es un acto individual, cuya fuerza radica en la capacidad de las personas de actuar en común. La desobediencia hace posible la resistencia colectiva. En este sentido es peligrosa para todo poder que abuse de su autoridad. Por eso la desobediencia que cuestiona las reglas establecidas se considera una infracción consciente y voluntaria. Así quien contradiga las normas se enfrenta a una represión que podría ser violenta e implacable.

El hombre que simboliza la revuelta del pueblo chino durante la masacre de Tian’anmen en la primavera del 89, fue arrestado por policías de paisano. Nadie sabe qué fue de él, pero sigue encarnando la esperanza de cientos de millones de chinos.



El acto de desobediencia como acto de libertad
es el comienzo de la razón.
Erich Fromm 1900-1980
(psicólogo y filósofo alemán)

No hay comentarios:

Publicar un comentario