viernes, 16 de marzo de 2012

El Prisionero del Cielo

Por tercera vez, y no son pocas, Carlos Ruiz Zafón nos maravilla con su última y enigmática novela. El Prisionero del Cielo nos adentra cada vez más en el corazón del Cementerio de los Libros Olvidados. Yo como siempre he disfrutado como un niño. Me he leído el libro en no más de dos semanas y ya tengo ganas de releermelo y volver a empezar La Sombra del Viento y El Juego del Ángel. Esperemos que Ruiz Zafón nos siga dando libros como este.
Barcelona, 1957. Daniel Sempere y su amigo Fermín, los héroes de La Sombra del Viento, regresan de nuevo a la aventura para afrontar el mayor desafío de sus vidas.

Justo cuando todo empezaba a sonreírles, un inquietante personaje visita la librería de Sempere y amenaza con desvelar un terrible secreto que lleva enterrado dos décadas en la oscura memoria de la ciudad. Al conocer la verdad, Daniel comprenderá que su destino le arrastra inexorablemente a enfrentarse con la mayor de las sombras: la que está creciendo en su interior.

El Prisionero del Cielo es una obra magistral donde los hilos de La Sombra del Viento y El Juego del Ángel convergen a través del embrujo de la literatura y nos conduce hacia el enigma que se oculta en el corazón del Cementerio de los Libros Olvidados. 



"Aquel año a la Navidad le dio por amanecer todos los días de plomo y escarcha. Una penumbra azulada tenía la ciudad, y la gente pasaba de largo abrigada hasta las orejas y dibujando con el aliento trazos de vapor en el frío. Eran pocos los que en aquellos días se detenían a contemplar el escaparate de Sempere e Hijos y menos todavía quienes se aventuraban a entrar y preguntar por aquel libro perdido que les había estado esperando toda la vida y cuya venta, poesías al margen, hubiera contribuido a remendar las precarias finanzas de la librería."


No hay comentarios:

Publicar un comentario