lunes, 14 de noviembre de 2011

Políticos y la madre constitucional que los parió

En los tiempos que vivimos todo a cambiado mucho, sobre todo la sociedad, por eso hay que reformar la escala de clases sociales. Empezando por abajo: los muy pobres, los pobres, los endeudados, los mileuristas, los que llegan a final de mes, la clase media(hoy en día la clase minoritaria), los ricachones, los asquerosamente ricos y los políticos.

Precisamente los políticos, ese espécimen que está entre funcionario y banquero (Sin duda algo insólito en el mundo animal), se han convertido en la nueva clase social aburguesada. Ya que empiezan siendo simples hijos de papa o incluso rebeldes sin causa, y poco a poco se van convirtiendo en muebles isabelinos del siglo XIX.

Ahora llegan elecciones (20-N) y hay que pavonearse por el voto, claro que si. Que a tu coche le falla la transmisión? No pasa nada, el político de tu barrio te lo arregla. Que te duele la espalda? Tranquilo, calmantes gratis. Que no tienes empleo? No te preocupes, el nuevo presidente creara 4 millones de puestos de trabajo. A bueno, menos mal, empezaba a preocuparme. Usted tranquilo póngase el fútbol y ni se le ocurra leer la letra pequeña.

La letra pequeña (véase Constitución) dice que a cambio de unas mínimas libertades decoradas con papel maché, tu vida pertenece al Estado.

En lo que llevan de campaña electoral no he escuchado aún a ningún partido que apueste por la reforma de la Constitución. Esa Constitución que tiene una capa fina intacta de telarañas y polvo. Una Constitución de 33 años que sólo la gente de hoy de 55 o más años pudieron votar. Una Constitución machista, patricarcal, postfranquista, monárquica, antidemocrática, injusta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario