viernes, 28 de octubre de 2011

La vecina del bloque de enfrente

Creo que me observa desde su ventana. Cada vez que salgo a tender la ropa, a regar las plantas, a jugar con mi gato, cada vez que salgo al balcón encuentro sus ojos clavados en mi. A veces la miro y le sonrío pero ella se esconde en cuanto nuestras miradas se cruzan. Más o menos tiene mi edad, es morena y de rasgos finos. Sus ojos son oscuros como el alma de su corazón, transmiten algo que me da miedo. Tiene la cara blanca como la nieve, aunque a veces cuando la pillo mirándome se le sonrojan las mejillas, y es en estos momentos cuando más me gusta. Muchas tardes me quedo sentado en el portal para ver si la veo salir y así acercarme a ella para hablar, pero nunca ha surgido la ocasión.

Desde que me levanto hasta que me acuesto pienso en esos ojos, me tienen hipnotizado, son los ojos de la muerte. Esos ojos me dan escalofríos, no son de este mundo. Es algo incomprensible. Me reconcome la duda y la curiosidad, me gustaría saltar a su ventana y preguntarle porque me mira así. Preguntarle quien es, como se llama, de que planeta viene, si es la muerte o a caso el diablo. Me invade la desesperación, empiezo a tener insomnio.
Hay noches que tengo sueños en los que la veo a ella con unas grandes alas negras, y volando se acerca a mi y me besa.
¿Es un ángel oscuro? ¿Que querrá de mi?
Creo que me estoy enamorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario