domingo, 13 de marzo de 2011

El juicio del Capital

En los albores de la tempestad, la decadencia del capitalismo lo llevará a su esperada muerte. Su largo viaje por el Infierno le conllevará a pagar lo impagable: la vida y la libertad del ser humano. Y al igual que hicieron Dante y Virgilio, el Capital deberá cruzar y sufrir los nueve círculos del Hades hasta el confín de los tiempos.

En el cuarto circulo después del Limbo, la Lujuria y la Gula, el capitalismo y sus impulsores tendrán que pasar una larga estancia para pagar su Avaricia y Prodigalidad. Aquellos que pecaron de avaros con el deseo de afanar placeres o posesiones; los codiciosos que sin necesidad atesoraron un excesivo de bienes y riquezas; los que traicionaron deliberadamente para su beneficio personal, los estafadores, los ladrones, asaltadores y especialmente los que sobornaron hasta la saciedad. Todos estos y los que malgastaron sus riquezas con ligereza en perjuicio de los inocentes, pagarán aguantando grandes bolsas de dinero y oro, pesadas como los cimientos de la Tierra, como Atlante sujetando el peso del mundo en sus hombros y así hasta que sus avaros pecados sean redimidos.

Y este solo será el principio hasta poder llegar al Purgatorio, pero nunca al Paraíso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario