viernes, 3 de diciembre de 2010

Déjà vu de ensueño

Tengo la extraña sensación de ya a ver vivido este momento, cuando todo se vuelve oscuro, las luces se apagan y el mundo cae en un profundo silencio. Empiezas a pensar como te ha ido el día, los problemas laborales, amorosos, familiares y sus posibles soluciones. Cuando llegas al segundo nivel tu mente se ablanda, empiezas a soñar despierto, en un mundo imaginario en el que tu eres el protagonista. Son los deseos de cambiar tu vida diaria aburrida y monótona. El tercer nivel ya es el desvanecimiento perpetuo, tu mente y tu consciencia se cruzan en un mundo donde la psicología no tiene sentido. Y es aquí donde empieza el juego de magia, el cual vemos sin querer queriendo lo que queremos ver. Porque los sueños son la verdadera cara del ser humano, que pena que no podamos ver los sueños de los demás, que mundo más increíble se nos ha prohibido observar. Soñar es otra forma de pensamiento, el cerebro sigue trabajando intentando resolver los mismos problemas que cuando tenemos los ojos abiertos. Es muy posible que esos problemas se hayan resuelto dormidos pero una vez te despiertas te olvidas de todo. Por eso tengo esa extraña sensación de ya a ver vivido este momento, tener la solución al alcance de mis sueños, pero no de mi mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario