jueves, 14 de octubre de 2010

Revolución Cubana

Más de medio siglo de Patria o Muerte.
"Condenadme. No importa. La historia me absolverá". Con este alegato, el abogado Fidel Castro asumía su defensa en un juicio en que el gobierno del dictador Fulgencio Batista le acusaba de insurrección. Corría el año 1953 y Castro aprovechaba el acto para exponer su programa político y revolucionario. La corrupción y dependencia de EE.UU., propiciadas por Batista, generaron crisis económicas y sociales que favorecían las simpatías del pueblo por el rebelde. Tras el juicio, Castro acabaría en el exilio, del que volvería en 1956 con la intención de conquistar la isla. Al ser descubierto, se refugia en Sierra Maestra, desde donde organiza una guerra de guerrillas junto a su hermano Raúl (con casco, arriba a la izquierda de Fidel, en la foto), con Ernesto Che Guevara (abajo a la izquierda) y Camilo Cienfuegos.
En 1957, la cadena norteamericana CBS retransmitía a todo el mundo un documental sobre su "lucha heroica por la democracia". El 1 de enero de 1959, Batista abandonaba Cuba, y poco después, los guerrilleros entraban triunfantes en La Habana. Desde entonces, Fidel y su partido único monopolizan todo el poder en la isla caribeña.
Camilo Cienfuegos, Fidel Castro y Húber Matos, entrando en La Habana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario