lunes, 15 de febrero de 2010

Los Goya 2010

Ayer me zampé toda la gala de Los Goya, y la verdad es que me gustó. Primero gracias a Andreu Buenafuente y su festival humorístico que tanto me hace reír, y luego a TVE por quitar los anuncios (ya que con ellos no lo hubiese aguantado). La gran triunfadora fue "Celda 211" con 8 estatuillas de 16 nominaciones, incluyendo Mejor película, Mejor director y Mejor actor protagonista. "Ágora" se llevo 7 de 13 nominaciones, pese a que casi todos eran premios técnicos se llevó el goya al Mejor Guión Original.

Sin duda disfruté con Buenafuente al que deberían darle el Goya a la Mejor Presentación, espero que siga presentando durante muchos años más estos premios. Hay que destacar también el discurso del presidente de la Academia de Cine, Alex de la Iglesia, el cual decía grandes verdades pidiendo humildad y fortaleza para el cine español. También la inesperada presencia de Pedro Almodovar, que en teoría no iba a asistir a la gala y apareció, por sorpresa de todos sus amigos y compañeros, para entregar el Goya a la Mejor Película y evidenciar su reconciliación con la Academia de Cine.


Premiados de los Goya 2010

-Mejor película: "Celda 211" de Morena Films, Telecinco Cinema S.A.U., Vaca Films.
-Mejor dirección: Daniel Monzón por "Celda 211"
-Mejor dirección novel: Mar Coll por "Tres días con la familia"
-Mejor guión original: Mateo Gil, Alejandro Amenábar por "Ágora"
-Mejor guión adaptado: Daniel Monzón, Jorge Gerricaechevarría por "Celda 211"
-Mejor música original: Alberto Iglesias por "Los abrazos rotos"
-Mejor canción original: Yo también por "Yo, también"
-Mejor interpretación masculina protagonista: Luis Tosar por "Celda 211"
-Mejor interpretación femenina protagonista: Lola Dueñas por "Yo, también"
-Mejor interpretación masculina de reparto: Raúl Arévalo por "Gordos"
-Mejor interpretación femenina de reparto: Marta Etura por "Celda 211"
-Mejor actor revelación: Alberto Ammann por "Celda 211"
-Mejor actriz revelación: Soledad Villamil por "El secreto de sus ojos"
-Mejor dirección de producción: José Luis Escolar por "Ágora"
-Mejor fotografía: Xavi Giménez por "Ágora"
-Mejor montaje: Mapa Pastor por "Celda 211"
-Mejor dirección artística: Guy Hendrix Dyas por "Ágora"
-Mejor diseño de vestuario: Gabriella Pescucci por "Ágora"
-Mejor maquillaje y/o peluquería: Jan Sewell, Suzanne Stokes-Munton por "Ágora"
-Mejor sonido: Sergio Burmann, Jaime Fernández, Carlos Faruolo por "Celda 211"
-Mejores efectos especiales: Chris Reynolds, Félix Bergés por "Ágora"
-Mejor película de animación: "Planet 51" de Antena 3 Films, S.L., Chuck & Lem, S.L., HandMade Films Limited, Ilion Studios, S.L.
-Mejor película documental: "Garbo, el hombre que salvó el mundo" de Centuria Films, Colosé Producciones, Ikiru Films.
-Mejor película hispanoamericana: "El secreto de sus ojos" de Juan José Campanella (Argentina)
-Mejor película europea: "Slumdog Millonaire" de Danny Boyle (Reino Unido)
-Mejor cortometraje de ficción: "Dime que yo" de Mateo Gil
-Mejor cortometraje documental: "Flores de Ruanda" de David Muñoz López
-Mejor cortometraje de animación: "La Dama y la Muerte" de Javier Recio Gracia
-Premio de honor: Antonio Mercero

viernes, 12 de febrero de 2010

Ganador del World Press Photo 2009

Una imagen de las protestas contra el régimen de Irán gana el premio World Press Photo. En la instantánea, del italiano Pietro Masturzo, se pueden ver a varias mujeres gritando des de una azotea de Teherán.

El World Press Photo es uno de los premios de fotoperiodismo mas prestigiosos del mundo.


Click aquí o en la imagen para ampliar la foto.

jueves, 4 de febrero de 2010

Pido para un Chanel


14.15 horas. Calle Ortega y Gasset de Madrid. Una joven guapa y elegante se para en el escaparate de la tienda Chanel. Mira con deseo unos zapatos. De repente, se pone a llorar de impotencia. Quiere comprárselos, pero su marido le ha cortado el acceso a la tarjeta de crédito.

Se esconde tras unas gafas enormes, muerta de vergüenza: "¡Qué estoy haciendo!"

Enfundada en un vestido ajustado negro y unas botas de tacón, recorre la calle de arriba a abajo parando a los viandantes. Solloza; se le corre el rímel. Intenta convencerles de que le den una ayuda para los zapatos ("un euro, dos, tres... lo que tenga, señor"). La gente pasa de largo, sin apenas escuchar sus razones. Da un taconazo. Llora sin consuelo. "Por favor, señora, todas mis amigas tienen ese modelo, ¡Lo necesito!", le suplica a una mujer embutida en un abrigo de pieles. Un segundo después, se esconde tras unas gafas enormes, muerta de vergüenza: "¡Qué estoy haciendo! ¡Qué estoy haciendo!", murmura para sí misma.

Saca la barra de labios de su bolso Louis Vuitton y escribe en un cartón: "Pido para un Chanel".

"No está bien de la cabeza"

Una anciana, recién salida de la peluquería, acaba de pasar a su lado. Tampoco le ha dado limosna, pero se queda observando a lo lejos: "Pobrecilla", dice, "esa muchacha no está bien de la cabeza". "Pues a mí no me da ninguna pena", le replica una chica que lleva un rato mirando la escena. "¿No te has dado cuenta? Eso es una campaña de márketing", dice mientras sigue su camino.

La joven, desesperada por hacerse con los zapatos, sigue a lo suyo. Extiende su fular en el suelo y se arrodilla junto al cartel improvisado. Algunos viandantes sonríen, la mayoría mira para otro lado. Sólo una chica joven se acerca a preguntarle qué le pasa.

"¡Egoístas! ¡Sois todos unos egoístas!", grita. "Sólo quiero un poco de dinero de uno y otro poco de otro", berrea.

El siguiente en pasar en un hombre de unos 50 años. Consigue retenerlo durante casi 10 minutos. Por un momento, parece que va a entrar en la tienda con ella y le va a comprar los zapatos, pero en realidad le está diciendo que no son un bien de primera necesidad y que, si no tiene dinero, él la invita a comer.

"Que se aguante"

"Pues si no se puede permitir un Chanel, que se aguante", le dice, con aire chulesco, una señora rechoncha a su acompañante. "Esto es una cámara oculta, seguro", comenta otra. "¿Pobre? ¿Dices que pobre? ¡Pero si está pidiendo para un Chanel!", increpa un ejecutivo con traje italiano, pelo engominado y maletín de piel. "Pues si mi marido me deja sin tarjeta, me corto las venas", dice totalmente en serio una mujer de cuarenta y pocos.

Un hombre trajeado camina sin levantar la vista del periódico. La joven le corta el paso y él da un bote, asustado. Hablan durante unos minutos. Al final, le extiende una tarjeta de visita. Es abogado. "Lo vas a necesitar", le dice, y continúa caminando. Otro pasea a un perro. La chica le para y empiezan a hablar. De repente, él le pone en la mano la correa del perro y echa a correr. La chica le persigue como una loca. Eso sí que no se lo esperaba... El dueño del animal aguarda a la vuelta de la esquina con una sonrisa de oreja a oreja: "He visto las cámaras". Es hora de parar el show. Ha durado media hora. Y en el bolsillo, la chica tiene un euro para unos zapatos de Chanel.

Adicción enfermiza a las compras

La joven de los zapatos es en realidad una actriz (Blanca Berdejo). Y la escena que ha montado en pleno barrio de Salamanca, una performance ideada por la artista Yolanda Domínguez. El objetivo, "meditar sobre una característica concreta de la mujer actual: la adicción enfermiza a las compras".

No es la primera acción que la artista realiza en Madrid. El pasado mes de octubre pegó en las paredes de la capital un cartel con un peculiar reclamo: "Chica con buena presencia se ofrece para lucir sonrisa y aguantar humillaciones".


20minutos