viernes, 11 de diciembre de 2009

Vivir en territorio comanche

Cada mañana antes de que cante el gallo, el sonido de las primeras bombas te despierta y te traslada a la realidad. No hay luz, ni agua, ni comida, ni vida... Todos los días hay que ir al mercado, para pillar lo que sea, si llegas tarde te quedas sin nada, y si llegas en mal momento puedes conseguir que te maten. Para llegar al mercado hay que cruzar territorio comanche, si eres un cobarde te das la vuelta y te vas para casa; pero si estas tan desesperado por un bocado, todos tus sentidos se activan. En territorio comanche solo puedes oír dos cosas: el ruido de tus pasos y el latido de tu corazón. Sabes que te están mirando y que te están apuntando...Si haces ruido, mueres. Si te paras, mueres. Si tienes miedo, mueres. Si respiras más de lo normal, mueres.
La galería de tiro está en estas calles, si eres un buen objetivo ten por seguro que disfrutaran contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario