jueves, 17 de septiembre de 2009

¿Hacemos un pulso chino?

Estas son las manos del hombre más alto del mundo, el turco Sultan Kosen de 2,47m, y las de un colegial, Josh Henderson, de diez años. Y esto me ha recordado a una escena de la película Gladiator:

LUCIO:
-Gladiador, ¿a ti te llaman el hispano?

MÁXIMO
-Sí

LUCIO:
-Decían que eras un gigante, que podías aplastar el craneo de un hombre con una mano.

MÁXIMO:
-¿El de un hombre? No... ¿El de un niño?...


¡Pues Sultan Kosen si que puede, este se come al gladiador, al niño, al emperador y a los leones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario